Asesinato de ex-secretario de Cristina kirchner,otro descuido de estado ??

Mensaje de error

  • Notice: Undefined index: taxonomy_term en similarterms_taxonomy_node_get_terms() (línea 518 de /home/latinose/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
  • Notice: Undefined offset: 0 en similarterms_list() (línea 221 de /home/latinose/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
  • Notice: Undefined offset: 1 en similarterms_list() (línea 222 de /home/latinose/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).

 

En su declaración en el caso de los «cuadernos de la corrupción», Gutiérrez (investigado como otros tres

secretarios K por enriquecimiento ilícito) no llegó a alcanzar la categoría de «testigo protegido», pero se

convirtió en algo similar, «imputado colaborador». Esta condición obligaba al Estado a dispensarle

una protección que no tuvo. En febrero, apenas dos meses más tarde de su investidura, Alberto Fer-

nández disolvió la Agencia Nacional de Protección a Testigos e Imputados que blindaba, bajo el amparo

del poder judicial, a los arrepentidos de esta causa que afecta al círuculo estrecho y a la vicepresidenta y

multiprocesada, Cristina Fernández. Con esa decisión, toda la información reservada, incluido el paradero

o refugio de los delatores protegidos, pasó a manos del actual Ejecutivo.Fabián Gutiérrez, de 46 años, estuvo

con Néstor Kirchner en la Gobernación de Santa Cruz desde 1995 y junto al matrimonio en buena parte de sus

dos primeros gobiernos en Buenos Aires (del 2003 al 2010). Gutiérrez, a la sombra de los Kirchner, multipli-

có su patrimonio hasta aumentarlo un 765 por ciento en apenas cinco años. Prácticamente los mismos

que necesitaron sus jefes para pasar de disponer de 1,2 millones de euros a 8,5.

La declaración de Gutiérrez confirmó otras de testigos y mencionados (grandes empresarios y funcionarios) en

los cuadernos de Oscar Centeno, el chófer de Roberto Baratta, presunto recaudador de sobornos para el matri-

monio Kirchner y número dos del Ministerio de Planificación. Gutiérrez dijo haber visto los bolsos y maletas

 que Centeno detalló en varios cuadernos, en su periplo o circuito para recaudar sobornos, pero negó haber acce-

dido al contenido. «Daniel Muñoz, -secretario personalísimo de Kirchner- llevaba valijas con candado. Era el úni-

co que las tocaba» cuando viajaban a la residencia privada de El Calafate y cuando entraba Muñóz, «Néstor Kirch-

ner nos hacía retirar».

El hombre que llevaba la agenda de Cristina sobre la que dijo «nadie quería trabajar con ella» por su carácter endia-

blado, confirmó la existencia de la habitación blindada, con «una puerta placa de color blanco», que el matrimonio

Kirchner se hizo construir en el interior del chalet donde murió, de un infarto fulminante, el expresidente.

 «Era el único cuarto de esa casa al que yo no tenía acceso», observó Gutiérrez. Lo mismo sucedía

en la otra vivienda

del matrimonio en Río Gallegos (capital de Santa Cruz) donde existía otra especie de bóveda de iguales carac-

terísticas

. «Todos –insistió Gutiérrez– pensábamos que también se almacenaban los bultos aludidos», por las maletas

de dinero.

Ocultar las valijas

Pero el «arrepentido» Gutiérrez fue acusado a su vez por José López, el ex secretario de Estado de Obras Públi-

cas sorprendido cuando trataba de ocultar en un convento «valijas» con nueve millones de dólares que, se-

gún su testimonio, le había entregado Gutiérrez. «Mi tarea junto a Cristina –continuó ante el fallecido juez fede-

ral, Claudio Bonadío- era acompañarla a todos lados de sol a sol», aclaró. Eso incluía los viajes al exterior y las

compras. «Las sumas que solía gastar –calculó- rondaban los 4.000 ó 6.000 dólares en cada viaje».

En su testimonio explicó que renunció al cargo después de que la actual vicepresidenta le organizase un escán-

dalo por ir al cuarto de baño en un viaje a Jerusalén. «Entre los secretarios –aseguró– la apodábamos “la loca”,

“la yegua” y otro término que no quiero mencionar por razones de género». Más condescendiente en esa rela-

ción que describió de «amor y odio» con sus jefes, de Néstor Kirchner recordó, «era más humano. A veces pe-

gaba en broma aunque hacía sangrar».

El homicidio de Fabián Gutiérrez. Otras muertes sos

pechosas que incomodaron al kirchnerismo

La muerte del fiscal Alberto Nisman aún continúa sin resolverse Fuente: Archivo – Crédito: Fabián Marelli / LA NACION

El asesinato de Fabián Gutiérrez causó un enorme impacto político a raíz de su vinculación con Cristina Kirchner, de quien fue secretario

privado,y de la declaración judicial en la que la complicó en la causa de los cuadernos de las coimas. Su asesinato rememora otras carátulas

de “muerte dudosa”

que direccionaron miradas hacia el kirchnerismo.

El hallazgo del cuerpo de Fabián Gutiérrez, exsecretario de Cristina Kirchner y testigo en la causa de los cuadernos de las

coimas 

 

2015. El caso de mayor repercusión: la muerte del

fiscal Nisman

El fiscal Alberto Nisman fue hallado muerto en su departamento de Puerto Madero la madrugada del 18 de enero de 2015, a pocas horas de

de la reunión en la que iba a exponer, ante el Congreso, su denuncia contra la expresidenta Cristina Kirchner por el supuesto encubrimiento de

los acusados de volar la AMIA.

 

A más de cinco años del hecho que conmovió al país, la causa no tiene ningún acusado como autor intelectual ni material del homicidio.

La investigación se encuentra delegada en la fiscalía de Eduardo Taiano, quien trabaja para elevarla a juicio.

 

El mes pasado, Uzi Shaya, un exagente de los servicios secretos de Israel (Mossad) que después trabajó para acreedores privados de la Argen-

tina, declaró en la televisión de su país que en enero de 2015 -poco antes de la muerte de Nisman- le había entregado al fiscal información sobre

“transferencias de dinero por parte de altos funcionarios argentinos que los vinculaban con Irán”. Y que eso incluía datos sobre cuentas de la enton-

ces presidenta, Cristina Kirchner.

2016. Encuentran muerto a Horacio Quiroga, exsocio

de Lázaro Báez

Horacio Quiroga, el ejecutivo que presidió dos petroleras de Lázaro Báez, fue hallado muerto en el baño de su departamento del barrio Recoleta con un

traumatismo de cráneo. Lo encontró su hijo de diez años, la mañana del 10 de mayo de 2016.

Quiroga fue presidente de Epsur SA y Misahar SA, pero su relación con Báez -dueño de ambas petroleras- no terminó bien. En 2010, Quiroga fue desped-

ido e inició un juicio laboral, del cual resultó victorioso.

Años después, en 2013, había revelado detalles sobre el vínculo entre el empresario de Austral Construcciones y Néstor Kirchner en un reportaje que

concedió a la revista Noticias.

“Tengo miedo por mi seguridad”, había dicho Quiroga, el ejecutivo de Báez, a Elisa Carrió Crédito: Crédito: 

Tras sus declaraciones a la revista, se presentó en el juzgado federal de Sebastián Casanello, donde afirmó que “Báez recibía órdenes de Néstor Kirchner”

y dio detalles acerca de movimientos de grandes montos de dinero entre ambos, que aseguró haber presenciado. Además, solicitó protección policial a la

entonces presidenta Cristina Kirchner.

La principal hipótesis de los investigadores fue que Quiroga murió por un paro cardiorrespiratorio, y que el traumatismo de cráneo fue consecuencia de

un golpe contra la bañera, tras su desmayo. Se corroboró que ni las puertas de la vivienda ni las del baño fueron forzadas. Sin embargo, en un primer mo-

mento, la causa se había caratulado como “muerte dudosa”.

2016. Asesinan al expolicía Héctor Osvaldo Gonçalvez

Pereyra, testigo de la causa Nisman

Gonçalvez Pereyra fue baleado en un golpe de piratas del asfalto mientras custodiaba un camión, en Luján, el 8 de septiembre de 2016. El expolicía debía

declarar como testigo en la causa donde se investiga la muerte del fiscal Nisman, por ser dueño de uno de los teléfonos que se activaron al mediodía del 18

de enero, cuando aún no se había descubierto la muerte del fiscal.

El registro de llamadas, ordenado por la fiscal Viviana Fein , había reflejado intercambios entre los móviles de Gonçalvez Pereyra y Luis Ismael Miño 

-entonces custodio de Nisman-, y, también, una llamada a uno de los teléfonos de el exespía Antonio Stiuso.

Gonçalvez Pereyra se había retirado en 2012, pero se cree que, para 2015, aún trabajaba en “adicionales” (contrataciones de servicios policiales).

Las autoridades judiciales descartaron que el asesinato de Gonçalvez Pereyra haya estado relacionado con la causa en la que se encontraba involucrado y

alegaron que fue una mera víctima casual de la banda “Los reyes del asfalto”.

2017. Aldo Ducler, financista de los Kirchner, muere

por una isquemia

Aldo Ducler sufrió un infarto mientras caminaba por el microcentro el 1 de junio de 2017. Antes de su muerte, había prometido en un escrito

presentado en la Unidad de Información Financiera (UFI) revelar información sobre los fondos millonarios de Santa Cruz, la “argentinización”

de YPF y hechos de corrupción del kirchnerismo.

Su hijo, Juan Manuel Ducler, aseguró que su padre “tenía todos los papeles” sobre “el manejo de los fondos de Santa Cruz” y señaló a los ex-

presidentes Néstor Kirchner y Cristina Kirchner como “jefes de una banda”. Además, denunció amenazas que habría recibido su padre días antes

de su muerte e, incluso, dijo haber recibido una llamado telefónico en el que le habrían dicho: “Te va a pasar lo mismo que a tu papá”.

El exfinancista K, Aldo Ducler, habría recibido amenazas días previos a su muerte,según afirmó su hijo 

Si bien la autopsia determinó que el exfinancista padeció una cardiopatía, su familia no dejó de insistir en que su muerte fue sospechosa. De

hecho, la entonces vicepresidenta, Gabriela Michetti, y el entonces diputado y referente del Frente Renovador Sergio Massa habían pedido

que se investigue debidamente la causa, en virtud de que Ducler poseía información sensible.

Ducler había sido acusado, a fines de los 90, por narcolavado vinculado al Cartel de Juárez, causa de la cual fue sobreseído en 2008.

Meses después de su muerte, la Justicia archivó la investigación por “inexistencia de delito”, luego de que el examen toxicológico que

buscaba sustancias que pudieran haberle causado el infarto diera “negativo”.

Sumamente interesante: al asumir Fernández como Presidente de la Argentina, retira toda la seguridad a implicados y testigos claves donde su JEFA esta implicada, y los asesinatos se  producen,No es eso cohincidencia ?? El caso de la bañera se semeja mucho al caso NISMAM, Otra cohincidencia, y la tercera el testigo que declara conocer  a N Kirchner y Lazaro Báez en sus operaciones " dudosas " a posterirori investigadas ! Oyeme Cristina te haz vuelto la " VIUDA NEGRA " "estas haciendo estragos, eres peor que  el COVID-19 !

 

Rate this article: 
Sin votos (todavía)