Zidane a la dirección del REAL MADRID

Mensaje de error

  • Notice: Undefined index: taxonomy_term en similarterms_taxonomy_node_get_terms() (línea 518 de /home/latinose/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
  • Notice: Undefined offset: 0 en similarterms_list() (línea 221 de /home/latinose/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
  • Notice: Undefined offset: 1 en similarterms_list() (línea 222 de /home/latinose/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
volvio

Tras su salida por la puerta grande hace casi un año, el técnico francés Zinedine Zidane regresa

como salvador al banquillo del Real Madrid, para intentar seguir agrandando su leyenda en e

club blanco y en la historia del fútbol.

Zidane vuelve en sustitución de Santiago Solari para tratar de enderezar el rumbo de nave blan-

ca, que en marzo ya ha dicho adiós a la temporada eliminado de la 'Champions' y de la Copa del

Rey, y con la Liga prácticamente imposible (tercero, a 12 puntos del Barcelona con solo 11 par-

tidos por jugar).

Nueve meses después de cerrar su primera etapa como entrenador en la élite al frente del Real

Madrid (2016 a 2018), Zidane abre una nueva en el club donde terminó de forjar su leyenda.

A sus 46 años, su demostrada capacidad de gestionar el gigante talento de la plantilla blanca,

ha hecho que el club madridista vuelve a tornarse hacia él en uno de sus momentos más bajos.

Y es que los madridistas no olvidan que treinta años después del mítico Milán de Arrigo Sacchi,

vencedor en 1989 y 1990, y menos de una década después del Barcelona de Pep Guardiola (2009

, 2011), Zidane volvió a colocar al Real Madrid al Olimpo europeo con un triplete histórico en la

Copa de Europa (2016, 2017, 2018).

¿Quién podría haber predicho este destino al joven "Yazid", como lo llamaban sus allegados, que

chutaba sus primeros balones entre los enormes bloques de La Castellane, un barrio de Marsella

habitado por estibadores y repatriados de Argelia llegados en los años 1960?

Para el entrenador del Liverpool Jürgen Klopp, su último rival, ese origen es parte del éxito:

"Cuando creces en Marsella, en el barrio donde él se crió, debes ser un luchador", explicó el

técnico alemán en la víspera de la final perdida por los ingleses (3-1).

La vida del joven reservado, el tercero de los cinco hijos de una pareja de inmigrantes arge-

linos, cambió la noche del 12 de julio de 1998, cuando dos goles suyos dieron a Francia su

primera Copa del Mundo (3-0 frente a Brasil).

A los 26 años, Zidane se erigió en el ídolo de un país orgulloso de esa plantilla mestiza que

simbolizaba la diversidad del país.

Quería repetir ese hito en el último día de su carrera, la final del Mundial de 2006, pero el

sueño se volvió en pesadilla: fue expulsado a pocos minutos del final por cabecear a Marco

Matterazzi y Francia perdería en los penaltis frente a Italia.

Después de cinco años lejos de los focos, Zidane volvió al fútbol profesional en julio de 2011

con un nuevo rol: director deportivo del Real Madrid. Para adaptarse mejor al vestido nuevo

, Zizou inició cinco años de formación primero como mánager y después como entrenador.

"Dejé la escuela muy temprano, tenía que prepararme. Hice bien en tomarme un tiempo antes

de lanzarme porque ahora veo la complejidad que se requiere para ser competente", observaba

en marzo a su retorno al Centro de Derecho y de Economía del Deporte (CDES) en la francesa

Limoges.

Este paciente aprendizaje estuvo acompañado por su capacidad de gestión de vestuarios y el

aura de leyenda del fútbol que lo rodea. 

Cuando durante su formación, por ejemplo, entrenó a un equipo de jóvenes en el FC Brujas,

"la frecuencia cardíaca de cada jugador aumentaba en 15 pulsaciones" solo al verlo llegar, re-

cuerda a la AFP Guy Lacombe, uno de sus formadores.

Eso le sirvió después cuando Florentino Pérez lo colocó al frente del Real Madrid en 2016 en

detrimento de Rafael Benítez, que no llegó a congeniar con los astros del club blanco.

El escepticismo inicial se disipó en apenas unos meses, cuando los merengues levantaron su

undécima Liga de Campeones. Otras dos la seguirían, además de la Liga de 2017 y cinco

títulos más.

Taciturno ante los micrófonos en su época de jugador, se convirtió en un as de la comunica-

ción a golpe de sonrisas misteriosas y frases hechas. Más conocido por su virtuosidad en el

campo que por sus teorías tácticas, impresionó también por sus discursos vencedores y sus

innovaciones en el juego.

Una capacidad de innovación que ahora tendrá que poner a prueba de nuevo en un Real Madrid,

destinado a reinventarse.

Rate this article: 
Sin votos (todavía)